En el mismo bando

En los años 40 del siglo pasado el mundo enloqueció y cayó en la terrible Segunda Guerra Mundial. Millones de personas lucharon y murieron unas contra otras. Diferentes países, diferentes idiomas, diferentes ideologías. Todos parecían tan diferentes… y sin embargo una canción consiguió al menos por unos segundos ponerlos a todos en el mismo bando.

 

 

 

 

 

 

 

La canción se titula Lili Marleen y cuenta la historia de un soldado que se despide de su novia Lili bajo una farola frente al cuartel. Él debe marchar a la guerra e intenta animar a la muchacha mientras le pide que le espere, aunque sabe que posiblemente nunca regrese vivo del frente.

Lale Andersen – Lili Marleen

Sin embargo el soldado de Lili en realidad no luchó en la Segunda Guerra Mundial sino en la primera, unos años antes.
Un soldado alemán llamado Hans Leip escribió desde el frente ruso un poema en el que contaba la despedida de su novia frente al cuartel.

Años más tarde, en 1937 Leip consiguió publicar un libro con una selección de poemas entre los que se encontraba el mencionado.
El libro llegó a manos de un importante compositor de la época llamado Norbert Schultze, quien decidió poner música al poema creando con ello la canción.
En 1938 consiguió convencer a la reticente Lale Andersen, una famosa cantante del momento, para que la cantara.
Parece ser que Lale iba bien encaminada con sus reticencias hacia la canción pues lo cierto es que apenas se vendieron 700 copias del disco y muy pronto cayó en el olvido.

Pero lógicamente este no es el final de la historia pues en 1940, después de dos años permaneciendo en el olvido más absoluto la canción volvió a la vida y se hizo al fin famosa.

Cuentan que un suboficial puso un día la canción en su cuartel y que gustó tanto a todos que decidieron convertirla en canción de la compañía. Luego de esto el grupo fue destinado a combatir en el norte de África como parte del Afrika Corps del Mariscal Rommel. El oficial Karl Heinz Reintgen no fue con sus compañeros ya que lo mandaron a Belgrado con la misión de hacerse cargo de la emisora militar de aquella ciudad. Reintgen se llevó consigo el disco con la canción y una vez allí la emitió en antena para dedicársela a sus camaradas que estaban luchando en África.

Parece ser que Rommel escuchó la canción y le gustó tanto que pidió que la pusieran más a menudo. Como la emisora era muy potente tenía un alcance muy grande y pronto empezaron a llegar peticiones de muchos frentes en la guerra pidiendo también que pusieran la canción. Eran tantos y tantos que pedían escuchar la canción que la emisora decidió ponerla todos los días a la misma hora: las 21:57. Justo la última canción antes de cerrar la emisión hasta el día siguiente.

Vera Lynn – Lili Marleen

Como las ondas de radio no entienden de fronteras, de bloqueos ni de frentes resultó que las tropas aliadas también podían sintonizar la emisora alemana y en poco tiempo también quedaron prendados de la canción de Lili. Así que todos los días a la misma hora tanto los unos como los otros encendían la radio y escuchaban aquella canción que les hacía recordar por unos minutos su hogar y el amor de sus chicas esperando su regreso.

Sin embargo no todos estaban encantados con la canción. A Goebbels, el ministro de propaganda alemán no le gustaba nada esa canción pues pensaba que no era bueno para la moral de la tropa. Una canción que habla del amor que quedó en casa tan solo puede provocar añoranza y ganas de volver, de dejar aquella lucha atroz y regresar a los brazos de su amada.

Así que dispuesto a terminar con ello de raíz decidió prohibir la emisión de la canción por la radio. Pero fueron tan grandes las protestas de los soldados que pasado un tiempo la emisora volvió a emitirla.

Con un éxito tan contundente y tan global era cuestión de tiempo que aparecieran todo tipo de versiones de la canción en diferentes estilos y en diferentes idiomas. Ya habéis podido escuchar la versión en inglés de Vera Lynn que emitía la BBC para los soldados aliados, aunque seguramente la versión más popular hoy en día sea la de Marlene Dietrich.

 

Marlene Dietrich – Lili Marleen

 

Esta entrada fue publicada en Historia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *