La sierra musical

La sierra musical es otro curioso y poco conocido instrumento que de vez en cuando vamos descubriendo. Probablemente sea la única herramienta de trabajo que también sirve para hacer música y la verdad es que se desenvuelve bastante bien en esta tarea alternativa.

 

 

 

Natalia Paruz – Lame Sonore (Scott Munson)

 

Para conseguir el sonido se fricciona el filo de la sierra con un arco como si fuera un violín. Esto provoca una vibración del metal que se traduce en el sonido que podemos escuchar.
Para producir las diferentes notas lo que se hace es doblar la sierra de manera más o menos pronunciada.
La explicación de esto es que el metal doblado y tenso no suena. Cuando doblamos la sierra lo que hacemos es curvar la hoja. En el centro de la curva hay una zona en que el metal prácticamente está recto y esta es la parte que vibra y produce el sonido. Cuando menos doblada está la hoja mayor será esta zona y más grave el sonido obtenido. Cuanto más doblada esté la hoja más pequeña será la zona que suene y el sonido será más agudo.
Su sonoridad es etérea y si lo recordáis veréis que muy parecida a la del theremin.

 

Austin Blackburn – Ave Maria (Franz Schubert)

 

Ya hace muchos años que se hace música con una sierra. Hasta finales del siglo XIX se utilizaban sierras convencionales. A partir de ese momento la industria metalúrgica aumentó la calidad de los materiales y su fabricación, cosa que permitió un mejor sonido y que se empezaran a producir sierras especialmente pensadas para hacer música.
Básicamente eran iguales que las sierras convencionales pero sin el filo aserrado. En algunos casos también se añadía un mango en el extremo de la sierra para mejor comodidad y control.
La base de la sierra se sujeta con ambas piernas. Puede que os hayáis fijado que a veces mueven rápidamente y muy levemente una de ellas. Lo hacen para conseguir un vibrato que da más expresividad a la interpretación.

 

Sakita Hajime – Viola

 

Esta entrada fue publicada en Instrumentos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La sierra musical

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *