‘The Stick’

Hoy toca presentar otro instrumento poco conocido: El Chapman Stick o simplemente Stick. Se podría describir como la fusión de un bajo y una guitarra que se toca como si fuera un piano.
Bueno… mejor verlo para entenderlo mejor.

Greg Howard – Tomorrow Never Knows
Tomorrow Never Knows - Greg Howard Chapman Stick guitar tapping

Emmett Chapman a finales de los 60 era un guitarrista de jazz convencional. Tocó con algunos artistas conocidos hasta que terminó por formar su propia banda. Hasta aquí no hay nada de excepcional en la historia.
Todo empezó cuando un día Chapman se dio cuenta de que si pulsaba las cuerdas con un movimiento seco conseguía que estas vibraran y sonaran.
Bueno, no es gran cosa. Golpeas una cuerda y suena, ¿y qué?
El mérito de Chapman fue darse cuenta de que de ese modo no necesitaba su mano derecha para tocar. Así pues si no usas la mano derecha ¿por qué no percutir también las cuerdas con la mano derecha?
Las perspectivas y posibilidades que se abrieron ante él fueron enormes ya que en resumen permitía hacer básicamente lo mismo que hace un pianista pero con una guitarra. Podría usar una mano para hacer un acompañamiento y la otra mano para tocar la melodía.

 

Chapman y su método 'Free Hands'

Chapman desarrolló esta técnica, a la que llamó free hands (manos libres). Llegó a publicar un método donde recogía todos sus conocimientos acumulados titulado Free Hands: A New Discipline of Fingers on Strings.
Stanley Jordan, de quien ya se ha hablado en este blog sería el ejemplo más popular de este modo de tocar la guitarra.
Sin embargo Chapman pronto se dio cuenta que una guitarra convencional limitaba las posibilidades de su técnica y decidió innovar hasta el punto de crear un instrumento que no existía.
En esencia lo que hizo fue colocar las cuerdas de un bajo eléctrico junto a las cuerdas de una guitarra en un mástil lo suficientemente ancho para acomodar holgadamente todas esas cuerdas. También suprimió el cuerpo de la guitarra/bajo porque con ese modo de tocar ya no tenía ninguna utilidad. Así que finalmente se quedó con un palo largo y ancho, por decirlo de un modo coloquial. No es de extrañar pues que el nuevo instrumento fuera bautizado con el nombre de The Stick (el palo).

El primer stick fue fabricado en 1974 y Chapman además de músico de convirtió en empresario al decidir fabricar y comercializar el recién nacido instrumento. De modo que empezó a viajar y hacer actuaciones para promocionarlo y darlo a conocer.

 

Emmett Chapman – Parallel Galaxy
Parallel Galaxy - Emmett Chapman two-handed tapping

 

 

Chapman Stick

Con el tiempo Chapman ha ido desarrollando diferentes modelos de Sticks. El modelo más habitual tiene 10 cuerdas, aunque hay también de 8 y de 12.
El mástil y por tanto también las cuerdas son ostensiblemente más largas que las de las guitarras y bajos convencionales.
En la parte izquierda del mástil (la que queda más cercana al músico) se colocan las cuerdas de bajo. En la parte derecha se encuentran las cuerdas de guitarra.
La cuerda más grave del bajo y de la guitarra quedan en la parte central del mástil, mientras que las más agudas quedan en el borde izquierdo en el caso del bajo y el derecho en el caso de la guitarra.
En resumen: cuando tocamos cerca de los bordes conseguimos notas agudas y cuando tocamos por la parte interior obtenemos notas más graves.

 

Rob Martino – One cloud

 

 


Michael Kollwitz – “Steppin’ Out”

 

 

No se puede decir que el Stick sea hoy en día un instrumento muy popular. Pero aunque no ha calado en la cultura de masas lo cierto es que poco a poco va ganando adeptos y ya cuenta con algunos músicos célebres y de fama reconocida que lo utilizan con asiduidad o que directamente lo han convertido en su instrumento principal.
Probablemente el más conocido de todos ellos sea Tony Levin, un bajista incombustible que ha tocado en grandes grupos como pueden ser: King Crimson, Peter Gabriel, Yes, Pink Floyd, etc.

 

King Crimson – Elephant Talk
King Crimson: Elephant Talk (live on Fridays)

 

El Stick hizo un tímido y truncado debut en el cine. En una escena de la película Dune uno de los protagonistas tocaba un baliset un instrumento ficticio de la mitología de la obra de Frank Herbert. Para ello se pensó en utilizar un stick, convenientemente disfrazado para dar el pego.
La escena se llegó a rodar pero se eliminó finalmente en la versión comercial. Más tarde se volvió a incluir en la versión extendida.
Aquí podéis como el Capitán Picard… bueno, Patrick Stewart en el papel de Guerny Halleck toca el baliset-stick. Por cierto, la pieza que suena es del propio Emmet Chapman, concretamente se titula Black Yard y forma parte de su disco Parallel galaxy.

 

Gurney Halleck tocando el baliset
gurney halleck freestyle jam sesh on the baliset
Esta entrada fue publicada en Instrumentos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *